Autor Tema: Milito  (Leído 3911 veces)

0 Usuarios y 1 Visita están viendo este tema.

Desconectado Quique

  • Colaborador1
  • Coronel
  • ********
  • Mensajes: 2924
    • pages/webdelculecom/191759857539624Facebook
    • webdelcule
  • Nombre*: Enrique
  • País*: España
  • Soy*: Seguidor
Milito
« : 04/05/12-12:49 »

Nombre completo: Gabriel Alejandro Milito
Fecha de nacimiento: 7 de septiembre de 1980
Lugar de nacimiento: Bernal (Buenos Aires ), Argentina
Club de Procedencia: Zaragoza
Trayectória: Independiente 97/03- Zaragoza 03/07- Barça 07...
Posición: Defensa
Altura: 1,76 metros
Club del debut: Club Atlético Independiente
Año de su debut: 1999.
Trayectoria Barça (2007/11)

Jugó también en un club llamado "Viejo Bueno" (Quilmes) con su hermano Diego Milito. Desde chico su abuelo le inculcó el gusto por el fútbol y por el Club Atlético Independiente, club del cual se volvería hincha, e iba a ver los partidos a la Doble Visera, festejando los títulos que el club ganara por aquellas épocas. Esto hizo que su referente a seguir (o espejo futbolístico) fuera Pablo Rotchen, defensor de Independiente de los años '90 surgido de las inferiores del club. Así, hizo las inferiores en Independiente.

Capitán de veinte años
El 21 de diciembre de 1997 debutó en Primera Division frente a Ferro, partido que terminó con una victoria de Independiente de local por 2 a 0. Esta era la última fecha del Apertura '97, donde el Rojo finalizó en 7° puesto. En aquel momento tenía tan sólo 17 años. Serían 6 años, de 1997 a 2003. El Gaby Milito integró una camada de jugadores de Independiente de fines de los años '90 y principios de los años 2000 que, si bien no consiguieron una catarata de títulos en el Rojo, más tarde brillarían con sus carreras en diversos clubes alrededor del mundo, tales como Esteban Cambiasso, Diego Forlán, José Luis Calderón, Andrés Silvera, Daniel Montenegro, Leonel Ríos, Federico Insúa y Lucas Pusineri. El Gaby Milito rápidamente se nutrió con la experiencia necesaria para su puesto, a los 18 fue convocado para el Campeonato Sudamericano Sub-20 de 1999 (el cual ganó), y en el año 2000 comenzó a recibir ruidosas ofertas de distintos clubes del mundo.

A los veinte años ya era capitán del equipo. En el club se empezaban a ilusionar con esta promesa de crack, comparándolo con diversos ídolos del club que jugaran en su puesto, como Enzo Trossero o Hugo Villaverde. Incluso lo compararon con Roberto Perfumo y así se ganó el apodo de Mariscal. Sin embargo, no quería irse de Independiente sin antes ganar un título, y así tuvo que soportar campañas muy malas del equipo como el Apertura 2000 donde Independiente terminó 14°, el Clausura 2001 que terminó 17°, y el Clausura 2002 que terminó 20° (último). Sin embargo, también fue parte del plantel que terminó 5° en el Clausura '99 con José Luis Calderón como goleador del torneo con 17 goles, y que al año siguiente peleó el título pero terminó 2° (subcampeón) en el Clausura 2000, con el segundo equipo más goleador.

La consagración finalmente se le dio en el Torneo Apertura 2002, siendo el capitán y una de la principales figuras de ese equipo. Independiente terminó como el equipo más goleador (48 goles a favor), el tercer menos goleado (19 goles recibidos), el de la mejor diferencia de goles (+29), y el que tuvo al goleador del torneo (Andrés Silvera, con 16 goles). Y como si esto fuera poco, el Gaby Milito fue altamente galardonado por la prensa deportiva, recibiendo el premio al Futbolista Argentino del Año 2002, y siendo introducido en el Equipo Ideal de América 2002 como defensor.

Posteriormente el Gaby se quedó en el Rojo por 7 meses más pero ya no era lo mismo de antes, el club terminó el Clausura 2003 en 17° puesto y necesitaba urgente ganar dinero por estar en medio de una grave crisis económica, así que el Gaby se fue el 5 de julio de 2003 en la derrota por 1 a 0 ante San Lorenzo por la última fecha siendo reemplazado sobre el final del partido, a los 45 minutos del segundo tiempo en medio de una lluvia de aplausos de la tribuna roja.

Cabe destacar que mientras se despedía Gabriel Milito, al mismo tiempo un nuevo crack aparecía en el Rojo, ya que este mismo partido fue aquel donde debutó el Kun Agüero.

Salto a España
En 2003 fichó por el Real Zaragoza, después de que el Real Madrid lo descartara por unos problemas físicos en su rodilla derecha, de la que había sido operado en 2001. En el conjunto "maño" realizó cuatro temporadas rindiendo a un nivel altísimo, jugando todos los partidos de Liga y Copa del Rey en estos años. En Zaragoza llegó a ser un gran líder, siendo un icono también para la afición blanquilla que aún sigue recordando su gran etapa. Al año de llegar a Zaragoza ganó la Copa del Rey[1] al Real Madrid en el campo de Montjuic de Barcelona,y la Supercopa de España de la temporada 2004/2005, disputada contra el Valencia C.F.

El Barça
En 2007 ficha por el F. C. Barcelona por 20,5 millones de euros por 4 temporadas y una cláusula de rescisión de 90 millones de €.[2] El eterno rival, Real Madrid, lo descartó en su día siguiendo las recomendaciones de los servicios médicos del club que pronosticaron que su rodilla derecha podría sufrir lesiones en el futuro y desde Madrid se temía que siguiera alcanzando los grandes niveles de fútbol que alcanzó en Zaragoza. Pero 10 meses después aunque su rodilla derecha continuaba en perfecto estado fue la izquierda la que se rompió.

El 19 de julio de 2007 realizó la revisión médica satisfactoriamente y posteriormente fue presentado con el dorsal 12, pero finalmente se le otorga al inicio de la Temporada 2007-2008 el número 3.
Debutó con el club azulgrana el día 15 de agosto de 2007 ante el Bayern de Múnich. Salió en la segunda parte para suplir a Lilian Thuram. El partido, correspondiente al Trofeo Joan Gamper, lo ganó el Barcelona por 4-0.

El 29 de abril de 2008, contra el Manchester United en la Liga de Campeones, Milito se vuelve a lesionar gravemente de la rodilla derecha estando como mínimo entre 6 a 12 meses de baja.[3] La operación del argentino fue complicada, ya que tuvo que ser intervenido en ambas rodillas para extraer de la izquierda un trozo del tendón rotuliano para insertárselo en la derecha, la dañada. Para la temporada 2008-2009 cambió el dorsal número 3 que llevó en la temporada 2007-2008 por el dorsal 18. El 26 de febrero de 2009, Gabriel vuelve a entrenar con sus compañeros aunque todavía no tiene el alta médica para jugar todo un partido. Pero, como la operación del 13 de mayo de 2008 no acabó con sus problemas, el 6 de junio de 2009,[4] tras trece meses de baja cuando el diagnóstico inicial era de seis, el jugador tiene que ser sometido a una nueva artroscopia en su rodilla derecha con el objetivo de solucionar los problemas que arrastra.

El 30 de noviembre de 2009 Milito recibió el alta médica y el jueves 7 de enero del 2010 volvió a jugar de titular después de 18 meses de recuperación, la prensa calificó como positiva la labor del veterano zaguero central.

La vuelta del Mariscal
2 meses después de la Copa América 2011 y debido a que el DT Guardiola anunció que no lo tendría en cuenta, el Gaby Milito vuelve al club que lo vio nacer: Independiente, donde asegura jugará hasta que se retire, y jugará por mucho menos dinero que en el Barça, todo por amor a la camiseta roja.

Su llegada se rodeó de un gran aura de expectativa. Independiente, además del torneo local, decidió avocarse de lleno a la Recopa Sudamericana 2011 y la Copa Sudamericana 2011, a las cuales clasificó gracias a la obtención de la Copa Sudamericana 2010 el año anterior. Sin embargo, el equipo perdió la Copa Suruga Bank 2011 en los tiros de penal después de un empate 2 a 2 donde había mostrado una actitud muy cuestionada por los hinchas y críticos. Precisamente, al día siguiente de ese partido, fue cuando el Gaby Milito anunció su vuelta a Independiente, animando a sus compañeros de equipo y dejando entrever que estaría listo para jugar la Recopa a la semana siguiente.