Autor Tema: Cela  (Leído 8518 veces)

0 Usuarios y 1 Visita están viendo este tema.

Conectado Jopefer

  • Colaborador2
  • Coronel
  • *******
  • Mensajes: 2603
  • Nombre*: José Anto
  • País*: España
  • Soy*: Seguidor
Cela
« : 25/11/13-20:03 »
Con este post sobre el tal Cela, finalizo mis posts sobre pufazos del profeta, perdonadme la brasa que os he dado.







 Cela: el futbolista que quiso ser profesor 
Era futbolista, iba para maestro y terminó dando clases en una universidad, ni más ni menos. Así se podría resumir la trayectoria profesional de José María Cela, aquel delantero zamorano que militó en el Sporting durante un par de temporadas a principios de los noventa y del que poco más se supo desde que en 1994 fichara por el Barça de Johan Cruyff. Su historia, tanto deportiva como extradeportiva, es similar y a la vez muy distinta de la de otros jugadores y bien se merece un hueco en esta web. Vamos a recordarle.

Breve etapa en Gijón

Cela llegó al Sporting en 1992 procedente del Numancia, tras haber pasado por las categorías inferiores del Real Madrid. Su principal y casi único logro deportivo hasta aquel momento había sido su convocatoria para la Selección Española sub´20 tiempo atrás, pero a pesar de esta falta de experiencia en el fútbol de primer nivel, desde el club vieron en este chaval de por entonces 22 años que estudiaba magisterio a un buen refuerzo para completar una plantilla cargada de yogurines. Sin embargo, su participación en el equipo fue desde un primer momento más irregular de lo que cabría esperar y Cela solamente permanecería dos temporadas en él. En la primera de ellas, con el recordado Bert Jacobs en el banquillo durante la mayor parte de la competición, el futbolista de Zamora disputó 26 partidos y anotó únicamente dos goles, ambos en el partido frente al Logroñés disputado en Las Gaunas. En la segunda, García Remón prefirió contar más con Juanele, Stanic y Escaich y Cela apenas tuvo la oportunidad de vestirse de corto en cuatro partidos.

En agosto de 1994, ante la falta de minutos que había tenido en el último año, Cela y el Sporting llegaron a un acuerdo para rescindir el contrato que les vinculaba. El joven delantero se pasó unos días sin equipo, hasta que en la semana previa al comienzo del campeonato liguero llegó la sorpresa: nada más y nada menos que el Fútbol Club Barcelona llamó a su puerta.

Jacobs, Cruyff y los estudios

Según cuentan, fue Bert Jacobs, amigo personal de Johan Cruyff, quien recomendó al por entonces técnico culé que fichara a Cela; y el Flaco, al igual que sucediera un año antes cuando se llevó a Iván Iglesias al Camp Nou, decidió hacerle caso. En principio, el ex delantero sportinguista entrenaría a las órdenes de Cruyff, pero jugaría con el filial para rodarse de cara a un futuro salto a la primera plantilla, aunque ese salto nunca llegaría a producirse. A pesar de cuajar una más que correcta temporada con el Barcelona B y de que su nombre sonó varias veces para ser incluido en alguna convocatoria, Cela no llegó a debutar en Liga con la camiseta azulgrana y al terminar el campeonato tuvo que abandonar el club.

Durante las dos temporadas siguientes la trayectoria deportiva de José María Cela proseguiría primero en el Lleida, de Segunda División, y más tarde nuevamente en el Numancia, de Segunda B, al mismo tiempo que complementaba su formación académica con su segunda titulación universitaria: Psicopedagogía. Parecía que su carrera estaba entrando en claro declive cuando en 1997 Bert Jacobs se cruzó nuevamente en su camino. El ex entrenador del Sporting, que parecía guardar un buen recuerdo suyo del tiempo que coincidieron en Gijón, trabajaba entonces en el RKC Waalwijk, de la primera división holandesa, y al igual que hiciera antes con Cruyff recomendó al club su fichaje. Cela iniciaría entonces una etapa de dos años de escaso éxito futbolístico que terminó en 1999 cuando, con menos de 30 años, decidió regresar a España, abandonar el deporte profesional y centrarse definitivamente en los libros. Su retirada, que pudo parecer prematura, tuvo muy pronto su recompensa: apenas un año después, el ex jugador rojiblanco obtenía el DEA, un título dirigido a investigadores que forma parte de los estudios de doctorado o estudios de tercer ciclo.

Desde entonces, Cela, totalmente desvinculado del mundo del fútbol, ha trabajado en distintos proyectos universitarios de investigación en el campo de la pedagogía, ha publicado artículos, ha sido ponente en congresos, ha impartido clases y es, hoy por hoy, uno de los responsables del servicio de recursos educativos de la Universidad Rovira i Virgili, de Tarragona.