Autor Tema: Sobre la madurez.  (Leído 8473 veces)

0 Usuarios y 1 Visita están viendo este tema.

Desconectado Japercebal

  • Comandante
  • *******
  • Mensajes: 226
  • Nombre*: José
  • País*: España
  • Soy*: Seguidor
Sobre la madurez.
« : 26/11/17-14:11 »
Siempre escucho a multitud de personas que sienten el haber perdido la juventud, y a otros que se lamentan de estar en el periodo de la vejez, y esto les sirve de escusa para dejar aparcado todo proyecto, estudio, ilusión, y no realizar prácticamente ningún tipo de actividad, convirtiendo su vida en una especie de antesala de la propia muerte.

A la madurez , casi todos los contertulios, la consideran un espacio de tiempo que se dedica a trabajar, sacar a los hijos adelante , esforzarse , cansarse, y finalmente esperar la jubilación, aquellos que tengan la fortuna de poder haber llegado a cotizar, los años suficientes.

La madurez es un estadio muy rico, en el que con la serenidad que viene dada por el paso de los años, se aceptan las críticas analizándolas para mejorar lo mejorable, se ejerce mejor control de las emociones, se aceptan las consecuencias de los propios actos, se considera que hay un espacio muy grande entre el blanco y el negro, dejando a un lado las envidias y los celos.

Están entre las cualidades de las personas que han llegado realmente a la madurez: la prudencia, la constancia, el compromiso, la fortaleza, la paciencia, la templanza, la seguridad en sí mismo, la confianza en los que la merecen, la sinceridad y la generosidad.

La verdad, es que yo fui consciente de que había llegado a ella, cuando dejaron de decirme joven y empezaron a utilizar la palabra “señor” cundo se referían a mí, cuando empecé a utilizar el traje de manera habitual, cuando me di cuenta de la cantidad de horas que pasaba en el despacho, y las pocas que dedicaba a mí, a mi familia y a mis amigos, y cuando la responsabilidad se hizo fuerte dentro del cerebro arrugado que todavía conservo.

Esta etapa de madurez, que comparto con la del niño que aún llevo dentro, no la cambiaría por la de la niñez, ni por la de la juventud, que las considero como un paso necesario para esta maravillosa y enriquecedora etapa que disfruto en la actualidad: LA MADUREZ.